Hispavista Turismo

Rutas por España

La ruta del azafrÁn

Inicio: Teruel

Llegada: Calamocha

Puntos de paso: Caminreal, Fuentes Claras, Monreal Del Campo, Villafranca Del Campo

La ruta del azafrÁn

Entorno

Pueblo

Época recomendada

Cualquier época del año.

Características del viaje

Naturales, Gastronómicos

Vehículo

Automóvil-turismo

Datos generales

La provincia de Teruel posee una rica tradición gastronómica y una variada gama de productos típicos de gran calidad. El azafrán se cultiva especialmente en la zona ribereña del río Jiloca en localidades como Calamocha, Monreal del Campo o Fuentes Claras.


Los productos derivados del cerdo son la joya de la gastronomía de Teruel y el jamón es su producto más comercializado con Denominación de Origen propia. Las magras de jamón con tomate es uno de los platos más típicos de la provincia, junto con las anguilas de La Estanca con judías “desgranaderas", el conejo con “chirigol" o las codornices “a la rabia”.

El azafrán del Jiloca se cultiva especialmente en esta zona ribereña, sobre todo en la localidad de Calamocha y Monreal del Campo. El clima seco y frío de las zonas altas de la provincia de Teruel otorgan las condiciones necesarias para obtener jamones de alta calidad, que son comercializados desde el año 1984 con Denominación de Origen Jamón de Teruel. Los jamones proceden de ejemplares de Landrace o Large White, y son curados durante cerca de 14 meses en secaderos a una altitud mínima de 800 metros.


Villafranca del Campo, en la comarca de Jiloca
Villafranca del Campo se encuentra en la comarca de Jiloca, en las cercanías de Monreal del Campo, a 46 kilómetros de la ciudad de Teruel. Se trata de un pueblo eminentemente agrícola y ganadero, situado a 956 metros por encima del nivel del mar.

El casco urbano de Villafranca del Campo se alza al lado del río Jiloca. Su construcción más relevante es la iglesia parroquial de San Juan Bautista, con interesantes retablos de los siglos XVIII y XIX. También es interesante visitar la Casa-palacio del siglo XVIII, el edificio del Ayuntamiento y las ermitas de la Virgen del Campo y de la Virgen de los Dolores.

Villafranca celebra sus fiestas más importantes el Martes de Carnaval y el 8 de septiembre en honor de la Virgen del Campo.


El Museo del Azafrán, en Monreal del Campo
A 55 kilómetros de la capital, el casco urbano de Monreal del Campo se alza 939 metros por encima del nivel del mar y, una visita por el mismo, nos permitirá descubrir algunas de sus construcciones más interesantes, entre las que cabe mencionar la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Natividad -construida en el siglo XVI- o la ermita de la Virgen del Carmen -de principios del siglo XX-.

El azafrán es el principal cultivo de estas tierras que reciben el nombre de Zona del Azafrán. En Monreal se encuentra el Museo del Azafrán, donde se exponen diferentes herramientas utilizadas para este cultivo a través de los siglos.

Monreal celebra sus fiestas más importantes del 24 al 28 de agosto en honor de la Natividad de la Virgen.


El atractivo de Caminreal
El siguiente paso de esta ruta es la población de Caminreal que, por carretera, dista con la ciudad de Teruel algo más de 60 kilómetros.

Dentro del casco urbano de estapoblación se debe visitar su construcción más valiosa: la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, de estilo barroco, y, dentro del término municipal del municipio, encontramos también la interesante ermita de San Cristóbal.

Esta pequeña villa cuenta con varios hijos ilustres como losescritores Pascual Navarro y Avelino Gómez, y el político Manuel Aguilar. Sus fiestas más importantes son el 2 de febrero, por San Blas, y el 16 de agosto, por San Roque.


Fuentes Claras, en el río Jiloca
La localidad de Fuentes Claras alberga, en el casco urbano, su construcción más relevante, la iglesia parroquial de San Pedro, datada en el siglo XVI.

También merece la pena visitar la ermita de la Virgen de los Navarros, de construcción posterior. Fuentes Claras celebra sus fiestas en honor a la Natividad de Nuestra Señora de los Navarros.


Calamocha, ciudad jamoneraCalamocha es una próspera ciudad ligada al comercio del jamón (en la población se comercializa el 50 por ciento de la producción provincial) y a la actividad agrícola, con numerosas zonas de regadío donde se cultiva el azafrán.

Una visita a su casco urbano nos permitirá descubrir el interesante patrimonio artístico de esta ciudad situada en un nudo de comunicación entre las diversas capitales aragonesas. Sobre el río Jiloca se conserva un puente de origen romano conectado mediante una calzada a otro puente de iguales características en la vecina localidad de Luco de Jiloca.Su construcción más importante es la iglesia Parroquial de la Asunción, de estilo barroco del siglo XVII, junto con las ermitas de San Roque y del Cristo, y el convento de la Concepción.

Calamocha cuenta con un entorno natural de gran belleza, con parajes tan espectaculares como la laguna de Gallocanta. Este ecosistema de carácter endorreico es una de las zonas claves para las aves migratorias, y está catalogada como Refugio de Fauna Silvestre y Zona de Especial Protección para las Aves. En invierno es posible contabilizar una colonia de más de 55.000 ejemplares de grulla común.

Fotografias

La ruta del azafrÁn

CALAMOCHA. Artesanía de la cestería

La ruta del azafrÁn

FUENTES CLARAS. Iglesia de Fuentes Claras

La ruta del azafrÁn

CAMINREAL. Estación de Caminreal

La ruta del azafrÁn

MONREAL DEL CAMPO. Museo del Azafrán. Monreal del Campo

La ruta del azafrÁn

VILLAFRANCA DEL CAMPO. Vista del municipio

La ruta del azafrÁn

TERUEL. Puerta y detalles de casa en la zona de Teruel